Oficinas en casa

Trabajar desde el hogar se ha vuelto una tendencia en auge. Lo primero que se debe recomendar es no perder la costumbre de organizarse, vestirse, tener un horario, una disponibilidad a la labor, abrir la mente a la ejecución de lo encomendado.

La iluminación natural o artificial es un elemento indispensable que influye en la motivación y concentración, preferiblemente espacios donde el sol y la luz entren abundantemente.

En lugares pequeños son ideales escritorios contra la pared, si se tiene mayor espacio ubíquelo en el centro. Con maderas en tonos claros, con materiales en cuero y preferiblemente en tonalidades negras y grises.

Si la labor exige privacidad, lo ideal es escoger un lugar aislado con puerta, pero si el trabajo es creativo, se recomiendan espacios abiertos. Las puertas en vidrio son una excelente opción para dividir espacios sin ocuparlos, pintar las paredes en tonos neutros, crudo, beige, grises claros, para evitar cansar la vista. No colgar cuadros ni relojes ni ningún otro objeto, es mejor que en las paredes sobresalgan muebles verticales o tablones que formen bibliotecas, ya que los libros que se colocan tienen colores y variedad de tamaños que sirven de inspiración para quienes trabajan en casa.

No olvidar las plantas, que son un elemento de decoración que inspiran armonía y paz.

Pin It on Pinterest

Share This